MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿A dónde quieres ir?
¿Te gusta Bahia?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Reservas Naturales en Bahia

15 reservas naturales en Bahia

Reservas Naturales en Lençóis
(4)
Reservas Naturales en Palmeiras
Morro do Pai Inácio
(4)
La Chapada Diamantina está en el centro del estado de Bahía, a 400 km de Salvador, la capital, donde predominan las montañas, mesetas altas, ríos, cascadas, cavernas y manantiales de aguas transparentes. Uno de los accidentes geográficos más famosos es el Morro do Pai Inácio (Cerro del Padre Ignácio) un mirador natural desde donde, después de una subida de unos 20 minutos, es posible contemplar y admirar la inmensidad de la Chapada Diamantina. Está situado a 30 km del centro de Lençóis, la ciudad referencia de la región, que tiene una buena infraestructura para el viajero ecoturista. Subir al Morro sin prisas es lo ideal para conocer la variada vegetación de clima árido, con sus hojas resistentes y bellas flores, que nace en su entorno y en la propia cumbre. En la cima, la visión es deslumbrante y se puede divisar valles y montañas. La puesta de sol es otro aspecto que hace del Morro un sitio muy visitado. Cuando pregunté sobre el origen del nombre Pai Inácio, me contaron una historia para explicarlo. Se dice que un esclavo se encontraba con la hija de su señor, uno de los grandes garimperos, buscadores de diamantes, dueño de muchas tierras. Pero cuando el patrón descubrió la relación del esclavo con su hija, envió varios hombres de confianza para buscarlo. En la fuga, el esclavo, que se llamaba Pai Inácio, se escondió en la cumbre del cerro, pero fue encorralado y, no teniendo otra alternativa, decidió saltar con un paraguas abierto, de su amada. Cuenta la leyenda, que tras el salto, la gente lo avisto huyendo en el valle y jamás lo encontraron. Bueno, las historias siempre revelan aspectos importantes sobre los lugares y ahí está la leyenda que habla de la riqueza de los diamantes, de la esclavitud que la Chapada Diamantina vivió en el siglo XIX. En la actualidad, parte de esta historia se encuentra en la arquitectura de las pequeñas y acogedoras ciudades. En mis memorias, siempre habrá recuerdos inolvidables sobre los lugares que conocí de la Chapada Diamantina y tengo planes de volver y quedarme más días para realmente disfrutar de esta región, que tiene una diversidad de ecosistemas que nos invita a planificar itinerarios y tener en cuenta que es difícil parar de fotografiar, por la abundancia de tantas perspectivas. Del Morro do Pai Inácio, la sensación que tuvimos todos es de que es un sitio realmente muy especial, con una energía de tranquilidad y paz. No olvidar de llevar unas linternas para usarla después de la puesta de sol, en el descenso del cerro, cuando la noche llega.
Reservas Naturales en Ilheus
Pantanal De Marimbus
(2)
Para quien le gusta caminar y el contacto intenso con la naturaleza, La Chapada Diamantina es uno de los espacios más apreciados por el ecoturista, de todo el mundo. Estábamos en Salvador, capital del estado de Bahía, Brasil, y tomamos un autocar nocturno hacia Lençóis y tardó cerca de 7 horas para llegar, pues está a 400 km. Casi no sentimos la distancia porque dormimos bastante y cuando despertamos, a las 5 de la mañana, ya nos encontrábamos en la ciudad. Era Agosto, invierno brasileño, que en Bahía es muy suave y con las ventajas de ser baja estación, momento en que las cosas adquieren un valor razonable, sin las colas y aglomeraciones. La Chapada Diamantina, tiene una área de aproximadamente 38.000 km ², con una gran riqueza de ecosistemas como fragmentos de la Mata Atlántica, cerrado, caatinga y en algunas zonas alcanza más de 1200 metros de altitud. En 1985 fue creado el Parque Nacional de la Chapada con sus 152 mil hectáreas de cavernas, cañones, cascadas y valles profundos y Lençóis es la puerta de entrada para las rutas. Es una ciudad histórica, con una arquitectura del siglo XIX y un pasado de riqueza cuando era nominada la capital del diamante, momento en que se extraía minerales preciosos en el territorio de la Chapada y por esto el nombre Diamantina. De allí salimos siempre muy temprano para las excursiones, entre ellas para Marimbus, que está a 18 km de Lençóis. Para conocerlo se hace en canoa – un paseo muy agradable por 8 km en la confluencia de los ríos Santo Antonio/Utinga y dura más de 3 horas ida y vuelta. Hemos ido en coche hasta el punto del río dónde dos remadores, muy simpáticos, nos aguardaban con grandes sonrisas. Marimbus es una área inundada, en un espacio de protección ambiental, también conocido como el pantanal de la Chapada, que en los diccionarios quiere decir confluencia de ríos y así es. Conocerlo también implica aspectos importantes tanto por los relacionados al medio ambiente natural como por la historia brasileña, que tiene a ver con las luchas de los esclavos por su liberación. El poblado desde donde se inicia el paseo, que se llama Remanso - una antigua comunidad quilombola, lugar de resistencia de esclavos africanos, que fueron obligados a vivir en Brasil, en condiciones indignas. En muchos momentos, ellos se rebelaban de los sufrimientos por la dominación del conquistador y fundaban los quilombos, las comunidades de resistencia, donde muchos vivían huyendo de los malos tratos. Nuestros remeros eran dos descendientes de los esclavos, que aún luchan para salir de la pobreza y construir una vida más digna. El pantanal es un hábitat natural para muchas especies de peces, réptiles y algunos mamíferos de pequeño tamaño. La flora deja nuestros sentidos agradecidos por tener la oportunidad de conocer tantas formas, colores, texturas y olores. El aguapé, lirio acuático (Eichornia) es una de las especies más abundantes del pantanal, con sus grandes hojas como alfombras sobre el agua y flores blancas. El papiro es otro vegetal abundante y uno de los sitios donde les gusta posarse a los pájaros, que nos acompañaron durante todo el recorrido, con sus cantos alegres y variados. En los márgenes del río están los árboles y los arbustos que llenan nuestros ojos, de tanta diversidad. El espejo del río es tan perfecto, que en algunos momentos el reflejo del cielo llega a formar “otro cielo” en el agua, como podrán comprobar. En otros trechos del río se puede ver la vegetación bajo el agua, por su trasparencia y limpieza. Paramos para descansar y nos alimentar en una casa de una familia campesina, que nos sirvió una comida sencilla, sabrosa, nutritiva, hecha en fogón de leña y muy barata. Tener contacto con la diversidad, paz y serenidad del pantanal nos relaja y nos ayuda a conectar con el silencio interior. Pero con toda la belleza de la naturaleza, no hay que olvidar de llevar un buen repelente de mosquitos que pueden dejar marcas rojas, de sus besos, sobre nuestros cuerpos. Pero que este detalle no es nada comparado con la gran diversidad y belleza del Marimbus, el pantanal de la Chapada Diamantina, un sitio que nos enseña lo cuanto ganamos cuando respetamos nuestro entorno. Al retornar del paseo, a través del Rio Roncador, la sensación es de bienestar, armonía y las dudas de quizá no haber hecho las fotos más bonitas, que hay mucha cosa por conocer y el deseo de retornar para seguir descubriendo la grandeza de las particularidades en la diversidad, que la naturaleza nos regala cuando sabemos establecer la integración con todo, al nuestro alrededor.
Reservas Naturales en Acajutiba
Reservas de Bosque Atlántico de la Costa del Descubrimiento
Las Reservas de bosque Atlántico de la Costa del Descubrimiento se localizan en los estados de Bahía y Espíritu Santo en Brasil y albergan los mejores ejemplos de Bosque Atlántico en el nordeste de Brasil. Es la casa de una gran cantidad de maravillosos paisajes que han sido testigos del paso del tiempo y del desarrollo de una gran nación. Esta zona abarca 8 áreas que en la actualidad se encuentran protegidas, las cuales son: La Reserva Biológica de Una; Pau Brasil y Vera Cruz; los Parques Nacionales Pau Brasil, el Monte Pascoal y del Descubrimiento; la Reserva biológica Sooretama y Lindares. Como dato curioso en esta reserva se pueden encontrar los restos de un tipo de madera muy particular, cuyo nombre es Pau-Brasil, madera de origen brasileño y que dio su nombre a este país. Estas reservas además de albergar un gran patrimonio ecológico, son también el albergue de una serie de patrimonios culturales, los cuales son ejemplos extraordinarios de la conquista y colonización europea y testimonios únicos de ese período de la historia moderna. Algunos de los lugares que podemos encontrar son el centro histórico de Porto Seguro, Vale Verde, Trancoso y Santa Cruz de Cabrália. También en este sitio se encuentra una de las más valiosas construcciones para el pueblo brasileño, por ejemplo la primera iglesia de este país, la cual se encuentra encima de un acantilado al norte de Porto Seguro. Incluso en fechas recientes fue descubierta una antigua civilización Tupi. Estas reservas son un claro ejemplo de la unión de patrimonios naturales con patrimonios culturales, los cuales son una doble razón para visitar este encantador lugar.
Reservas Naturales en Lençóis
(1)
Reservas Naturales en Salvador
(2)
Reservas Naturales en Nilo Peçanha
Reservas Naturales en Mata de São João
(2)
Reservas Naturales en Iraquara
Reservas Naturales en Morro de São Paulo
Mangue Riders
(1)
Relax, aventuras, una playa escondida, un sendero dentro de las raizes del mangue y buena comida en un lugar increíble. Acompañamos por un día la vida de los pescadores, vemos sus metodos tradicionales de pesca, sus historias, el sabor de los frutos del mangue. Este paseo colabora a preservar un patrimonio cultural valioso, de los pescadores del mangue, con medicinas naturales, histurias, tradiciones, comidas e creencias propias además de pasar un día inolvidable.
Reservas Naturales en Cachoeira
Reservas Naturales en Prado
Reservas Naturales en Caravelas
Reservas Naturales en Laje
Reservas Naturales en Mata de São João
Camping Reserva da Sapiranga
Civitatis
$74.295,88
Civitatis
$92.869,85
Civitatis
$275.232,47
Civitatis
$128.329,25
Tours y visitas guiadas
Tour por las playas de Salvador de Bahía
$128.329,25
Civitatis
$219.510,56