MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿A dónde quieres ir?
¿Te gusta Indianápolis?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué hacer en Indianápolis

108 colaboradores
Museos en Indianápolis
Observatorio J. I. Holcomb
Museos en Indianápolis
Indiana State Museum
(1)
Museos en Indianápolis
Indiana University Museum Studies
Museos en Indianápolis
Museo de los Niños
Museos en Indianápolis
Eiteljorg Museum
(2)
Museos en Indianápolis
Indianapolis Museum of Art
Museos en Indianápolis
IPS Crispus Attucks Museum
Museos en Indianápolis
Fort Harrison State Park
Museos en Indianápolis
James Whitcomb Riley Museum
Museos en Indianápolis
Indiana Medical History Museum
Museos en Indianápolis
Morris-Butler House
Museos en Indianápolis
Indianapolis Art Center
(1)
Museos en Indianápolis
Herron School of Art and Gallery
Museos en Indianápolis
Hook's Drug Store Museum
Museos en Indianápolis
Freetown Village

40 sitios turísticos de Indianápolis

Monumentos Históricos en Indianápolis
Indiana World War Memorial Plaza  
Dominando el centro monumental de Indianapolis se encuentra este gran complejo de monumentos dedicados a honrar la memoria de los habitantes de Indiana caídos en diferentes conflictos bélicos del siglo XX. Se trata de un amplio espacio público de jardines, que alberga varios monumentos y que está rodeado por edificios públicos. En uno de sus laterales se halla enclavada la majestuosa Catedral del Rito Escocés. Como ya he dicho al principio, es un espacio grande, incluso sobredimensionado para lo que es una ciudad como Indianapolis. Originalmente, fue concebido en memoria de los caídos en la Primera Guerra Mundial y se construyó un gran edificio cuadrado, que ocupa uno de los extremos del conjunto y que es la construcción más característica y conspícua del conjunto, un gran obelisco y un cenotafio. El edificio, bastante imponente, contiene en su interior un mausoleo en memoria de los caídos y un museo militar. No los visité, ya que a la hora que paseamos por el lugar ya estaba todo cerrado. Debido a la disparidad de horarios que tenemos con los norteamericanos, aunque luzca un sol espléndido, a las siete de la tarde no se ve un alma por la calle. Tanto es así, que éramos prácticamente los únicos paseando por un espacio que, realmente, es grandioso. Por cierto, que debido al fallecimiento de Ted Kennedy el día anterior, todos los monumentos y edificios oficiales, tenían las banderas a media asta. Los extensos jardines contienen asimismo varios monumentos individuales que se fueron añadiendo a medida que los Estados Unidos sumaban guerras a su currículo. Se trata de grandes piezas de mármol donde están grabados por un lado los nombres de los Hoosiers (así es como se llama familiarmente a los naturales de Indiana) caídos en las diferentes contiendas (Segunda Guerra Mundial, Vietnam, etc) y por el otro lado un pequeño resumen histórico de lo que fue cada guerra. Además, se incluyen fragmentos de cartas de soldados que luego resultaron muertos durante los combates. Esta es la parte más emotiva y la que da una idea del precio que se pagó en vidas humanas. En conjunto, los sentimientos que despierta un espacio de estas características, por muy grandioso y espectacular que sea, son siempre contradictorios. En cualquier, el lugar es de visita imprescindible estando de paso por Indianapolis ya que no sólo está catalogado como monumento de interés nacional, sino que despierta en uno el interés por la historia que rodea los dramas personales que ahora están plasmados en la frialdad del mármol y el granito.
Circuitos de Carreras en Indianápolis
Indianapolis Motor Speedway
(3)
El Circuito de Indianapolis es digno de verse no sólo porque aquí se celebra la carrera de automóviles más famosa (el Indy 500, las célebres 500 Millas), sino también porque es el mayor estadio del mundo, con una capacidad de para más de 200.000 personas, que en el momento de la competición pueden ampliarse hasta casi 400.000. El Indianapolis Motor Speedway, se encuentra en un suburbio a las afuera de Indianapolis y es la mayor atracción de la ciudad. Popularmente se le conoce como El Óvalo (por su forma ovalada, casi cuadrada) o el Brickyard (patio de ladrillos), ya que antiguamente la pista era de este material. En la actualidad, queda tan sólo una estrecha tira de ladrillos en la zona de meta que el ganador de cada edición del Indy 500 se arrodilla para besar. No tuvimos la oportunidad de hacer el tour guiado por la pista ya que ese día se celebraban entrenamientos de la NASCAR, pero, en cambio, disfrutamos de las evoluciones de los monoplazas en un trozo de gradería que se había habilitado al final de una recta. Hay que decir que, como circuito es de lo más aburrido, ya que los coches van prácticamente a fondo todo el rato y que con pocos coches en pista apenas hay nada que ver. En carrera, con todos los coches compitiendo, dado que el circuito es corto y se producen continuamente adelantamientos, en cambio, debe de ser todo un espectáculo... Dentro del recinto se encuentra también el Hall of Fame en el que se documenta el legado histórico de este mítico circuito deportivo.
Museos en Indianápolis
Indianapolis Motor Speedway Hall of Fame Museum
Sin duda, la única atracción que nos viene a la cabeza si pensamos en Indianapolis es su célebre circuito ovalado, donde se celebra la carrera automovilística más famosa del mundo: Las 500 Millas. También se celebran otras competiciones de la NASCAR y diferentes categorías, incluyendo la fórmula I. En el interior del recinto de este colosal autódromo, situado en un suburbio de Indianapolis denominado Speedway, al que se accede con bastante facilidad en automóvil, se encuentra un museo que, al puro estilo americano, tiene la forma de Salón de la Fama. O sea, que hay una pared en la que están las placas en bronce de todos los ganadores de la Indy 500. Aparte de este apartado honorífico, en el que reconoceremos algunos nombres famosos de la Fórmula I como Emerson Fittipaldi, el museo alberga muchísimos piezas acerca de la azarosa historia de este circuito, incluyendo un montón de automóviles de época. Dado que el autódromo ha estado en activo desde 1909, la cantidad de recuerdos históricos asociados a su nombre es gigantesca. Desde luego, lo más impresionante son los vehículos, todos ellos exparticipantes de alguna de las muchas competiciones que se han corrido aquí (también de motocicletas), algunos muy recientes y otros auténticas reliquias de principios de siglo. La visita se acompaña de un audiovisual explicativo de la historia del circuito y existe la posibilidad, pagando un suplemento, de realizar una vuelta en autobús por el óvalo. Por desgracia, ese día había entrenamientos de la NASCAR y los tours por la pista no estaban disponibles. Por contrapartida, pudimos seguir las evoluciones de los vehículos en el asfalto, lo que no pasa todos los días… Decir finalmente que, como en todos estos sitios, la organización es magnífica y dentro del recinto aparcamos con facilidad pese al gentío que asistía a los entrenamientos. Por descontado, hay una tienda muy bien surtida de artículos relacionados con el circuito o cualquier otra cosa. Si de algo entiende los americanos, es de merchandising… Ni decir tiene que, por poco aficionado que se sea al deporte del motor, la visita es poco menos que imprescindible.
Teatros en Indianápolis
Indiana Repertory Theatre
Me llamó poderosamente la atención el edificio que alberga este teatro y que originalmente era una sala de cine de la compañía Paramount. El Indiana Repertory Theatre es, como su nombre indica, un teatro de repertorio. Es decir, que la programación la constituyen obras representadas exclusivamente por actores de su compañía, aunque tengo entendido que también presenta algo de producción ajena. Dejando de lado su faceta teatral, el edificio es una maravilla. Se trata de una antigua sala de cine de los años 20, cuando las películas eran mudas y se proyectaban en auténticos palacios. La fachada, extremadamente ornamentada, sólo deja entrever una parte de sus tesoros, ya que, al parecer, el interior es igualmente impresionante. Reconvertido en teatro en los años 80, este histórico edificio se recuperó de una larga decadencia que lo dejó prácticamente en ruinas. Como curiosidad, mencionar que disponía de un gran órgano de vapor para amenizar las veladas de cine mudo. El órgano, por fortuna, fue preservado en otro lugar. De noche, completamente iluminado, con sus arabescos barrocos, da gusto verlo y nos transporta a esa época en la que el cine era magia…
Centros Comerciales en Indianápolis
Circle Centre Mall
(2)
Circle Centre Mall es un gran centro comercial cubierto situado en el downtown de Indianapolis, concretamente en el Distrito Wholesale, cerca del Capitolio y de Monument Circle. Pertenece a la cadena Simón, que dispone de varios establecimientos en todo el país, y aglutina más de 100 comercios y restaurantes. Está conectado por un sistema de pasarelas (skywalk) al Centro de Convenciones de la localidad y a varios hoteles. Este centro comercial se extiende en cuatro manzanas distintas y el nexo de unión es un curioso espacio acristalado llamado Artgarden que se encuentra directamente sobre la calle y en el que organizan eventos culturales. Por su ubicación privilegiada en pleno centro urbano, es la mejor opción de compras para los turistas y un buen lugar para aparcar con bajo coste, ya que el área es de difícil aparcamiento. Las tiendas que podemos encontrar, son las franquicias habituales en este tipo de establecimientos y una gran instalación de la cadena Nordstrom. En la planta superior hay unos multicines y un espacio muy amplio dedicado a los videosjuegos. Por lo demás, es un centro comercial amplio y luminoso, con un food court muy bien surtido. Dado que quedaba justo enfrente de nuestro hotel, no pudimos dejar de visitarlo. Lo más llamativo, sin duda es su arquitectura.
De interés turístico en Indianápolis
Indiana Government Center North
Este gran conjunto de edificios gubernamentales se encuentra en el límite occidental del centro histórico de Indianapolis, justo detrás del Capitolio estatal. El edificio que se en cuentra en la parte sur es el más moderno, con características de arquitectura post-moderna y una galería cubierta. Tratándose de un edifico oficial, el acceso está restringido. Lo que más me llamó la atención fue una escultura de Abraham Lincoln, quién pasó una parte de su juventud en esta ciudad. La obra lo ha restratado con la apariencia que debía tener en esa época, sin barba pero igual de flaco y desgarbado...
Estadios en Indianápolis
Bankers Life Fieldhouse
(1)
Los aficionados al baloncesto reconocerán este pabellón deportivo como el lugar en el que juegan sus partidos domésticos los Indiana Pacers de la NBA. Es también el hogar de otros dos equipos de deporte profesional, de baloncesto femenino y hockey sobre hielo. Aunque su capacidad no es nada del otro mundo (14.000 espectadores), el Fieldhouse destaca por ser una de las instalaciones deportivas cubiertas más avanzadas del mundo. Por fuera se ve nuevecito, pero no tiene un diseño especialmente llamativo. Según como, me recuerda una estación de tren....
Monumentos Históricos en Indianápolis
Monumento Círculo
(2)
La verdad es que en esta primera visita que hacía a Indinapolis no me esperaba mucho de la ciudad. Después de todo, es la capital de un estado eminentemente rural y sin mucho que ver. Aparte de su famoso circuito de carreras y de su equipo de la NBA poco más sabía de esta ciudad. Por fortuna, descubrí que tiene un centro monumental bastante interesante. El centro de la ciudad, por decirlo de algún modo ya que las ciudades americanas, por lo general, son poco más que colecciones de suburbios sin un centro histórico bien definido, es Monument Circle, una plaza que, como su nombre indica, es circular. Además es medio peatonal y arbolada, por lo que se distingue bastante del entorno urbano que la rodea, que sigue la típica cudrícula y es bastante funcional en cuanto al aspecto. La plaza también es el punto de partida de unos carruajes que hacen rutas turísticas por la ciudad. Total, que tiene cierto encanto y un aire europeo poco habitual en esta parte de los Estados Unidos. En medio de la plaza y ocupando la mayor parte de ella se alza el monumento que el estado de Indiana dedicó a los habitantes de Indiana (llamados popularmente Hoosiers) que participaron en los conflictos bélicos anteriores a la 1ª Guerra Mundial. Un señor monumento, bastante desproporcionado con la contribución que hizo Indiana en estas guerras, que fue bastante limitada. El Soldiers' and Sailors' Monument, que es como se llama, es una gran torre coronada por una estatua y rodeada de fuentes y grupos escultóricos. Su valor artístico no es muy notable, pero la verdad es que impone por sus dimensiones, ya que es sólo unos centímetros más bajo que la Estatua de la Libertad. Las fuentes añaden un cierto grado de interés estético a lo sombrío y pretencioso del monumento. La base de la torre alberga un museo sobre la Guerra Civil, que no visité, y al parecer, se puede ascender a un mirador en la cima, todo ello previo pago de una cantidad módica. Dado que me limité mi visita a contemplar el exterior en la única parte de Indianapolis que puede describirse como agradable (no es que el resto sea desagradable pero no invita mucho a disfrutar de la contemplación) puedo tan sólo opinar de su apariencia. Actualmente, el monumento queda encajonado entre rascacielos bastante más altos. Aún así, es algo imponente y, aunque su significado no me pareció demasiado conmovedor, vale la pena echar una caminadita a su alrededor, algo que haremos inevitablemente si nos adentramos en el centro de negocios de la ciudad, teniendo en cuenta, además, de que se halla prácticamente al lado del Distrito Histórico y del Capitolio de Indiana.
Catedrales en Indianápolis
Scottish Rite Cathedral
(2)
Durante mi visita a Indianapolis, tuve unas horas de independencia mientras mi mujer y mi hijo se iban de Shopping. Así que aproveché para visitar un par de atracciones que se encontraban a cinco minutos pie del hotel y las que había echado el ojo el día anterior: El capitolio y la Catedral del Rito Escocés. Respecto a esta última, estaba convencido de que se trataba de una iglesia anglicana o metodista. Cual fue mi sorpresa al averiguar que se trata de un templo masónico. No debería haberme extrañado tanto ya que durante el viaje pude ver multitud de templos francmasones, algo absolutamente inusual en España, donde imaginamos a los masones como unos tipos esotéricos que se reúnen en ‘petit comité’ para realizar unos ritos raros. En Estados Unidos, en cambio, es un culto totalmente establecido e incluso varios presidentes de la nación han pertenecido a él. La catedral se encuentra en una situación muy céntrica, flanqueando el Memorial Plaza y es grande, muy grande. Tanto como una catedral europea de las de buen tamaño. El estilo, fácil de percibir desde el exterior, es neo-gótico y tiene un campanario altísimo. La visita es guiada y no dura más de media hora. El interior, muy ornamentado, contrasta con un exterior más bien sobrio. No hará falta decir que el término catedral aplicado a un templo de estas características no implica que haya demasiadas similitudes con lo que conocemos por catedral en cuanto a su función y disposición espacial. Si por fuera, salvo por algunos detalles, podría pasar por una iglesia convencional, en el interior ya nos damos cuenta enseguida de que no tiene nada que ver. Hay varias salas, todas ellas repletas de simbología esotérica y astrológica. Todo tiene un significado relacionado con el culto. Por ejemplo, recuerdo que se construyó de tal modo de que todas sus medidas son divisibles por tres. Desde luego, no me preguntéis el motivo… El espacio más espectacular es el gran auditorio, que no tiene nada que ver una sala de culto de las religiones que conocemos, aunque posee un gran órgano. Es también de estilo pseudo-gótico, pero gran parte de la obra es en madera y está iluminada por vidrieras emplomadas. Todo es muy bonito, pero bastante ajeno a nuestra forma de concebir la arquitectura religiosa. Por lo demás, la visita es agradable y está rodeada de un clima de misterio por la extraña simbología que te rodea, pero su interés específico no es demasiado alto, a menos que uno esté especialmente interesado en la temática o le gusten las cosas raras. No tomé fotos del interior, ya que mi mujer se quedó con la cámara, por lo que tendréis que conformaros con las que hice la tarde anterior del edificio. De todos modos, pasé un buen rato con la visita, pero no repetiría.
Monumentos Históricos en Indianápolis
Indiana State Capitol
Hice una breve visita al Indiana Statehouse, el Capitolio estatal del estado de Indiana, aprovechando que mi mujer y mi hijo estaban de compras y me quedaba algo de tiempo libre. Como otros edificios de estas características, sigue las pautas del Capitolio de Washignton D.C. Con elementos clasicistas, renacentistas y helenizantes y una gran cúpula. Contrariamente a otros capitolios que he visitado, no se encuentra elevado, dado que la orografía de Indianapolis es completamente llana, lo que le resta bastante espectacularidad. El Statehouse se encuentra en el mismo centro de la ciudad, a apenas dos manzanas del Monument Circle. Ya desde el exterior se ve que es un edificio imponente. Los jardines no son tan magníficos como los de otros capitolios, pero aún así son bastante amplios y contienen varios grupos escultóricos interesantes. Sin embargo, es el interior donde el conjunto arquitectónico se muestra en todo su esplendor. Tras superar los preceptivos controles de entrada y el omnipresente letrero de que no se puede portar armas, uno se da cuenta de la magnificencia de las instalaciones. El tour que había escogido (el único disponible en ese momento) consistía en una charla de unos quince minutos en la gran rotonda central, tras lo cual te dejaban libre para deambular en las dependencias abiertas al público. Hay otros tours más completos que permiten acceder con guía a la cámara de representantes o al despacho del gobernador, pero no estaban disponibles. En cualquier caso, la visita, que es gratuita, permite hacerse una buena idea de cómo es el edificio por dentro: Grande y suntuoso, como corresponde al lugar donde residen los tres poderes del estado. No pude tomar fotos, ya que no disponía en ese momento de la cámara, así que nos tendremos que conformar con las que hicimos del exterior la tarde anterior, lo que es una pena, ya que hay varios elementos arquitectónicos muy espectaculares, especialmente la rotonda central con su techo acristalado.
Museos en Indianápolis
Observatorio J. I. Holcomb
El J. I. Holcomb Observatory(Indianápolis) cuenta con un departamento de Física y Astronomía que apoya la actividad de estudiantes de la Universidad de Butler y al público de Indianápolis.El observatorio alberga un reflector Cassegrain de 38 pulgadas.Todos los cursos de astronomía y de astrofísica son ofrecidos en el observatorio.También los estudiantes pueden usar el telescopio para estudiar el cosmos.
Museos en Indianápolis
Indiana State Museum
(1)
Indiana State Museum, se encuentra ubicado en el centro de Indianápolis y fue inaugurado en 1862 como una colección de historia natural. Cuenta con una gran cantidad de espacio para exhibir alrededor de 300.000 artefactos en las colecciones, el museo muestra la historia del mundo natural, de los americanos nativos, de la historia cultural y del futuro de Indiana.
Museos en Indianápolis
Indiana University Museum Studies
El museo Indiana University Studies, se encuentra en la ciudad de Indianápolis. Estudios del Museo de IUPUI prepara a las personas a ser auto-reflexivo líderes en el campo museístico. Profesores y estudiantes de producir investigación que avanza la escolaridad de los museos y sus comunidades. El Programa de Estudios del Museo está ubicado en la Escuela de Artes Liberales de IU en el campus de IUPUI. El flexible, programas de estudios multidisciplinarios permite a los estudiantes a centrarse en vías de formación en la educación, el desarrollo de exposiciones, administración, colecciones, o las prácticas de conservación.
Museos en Indianápolis
Museo de los Niños
Children"s Museum of Indianapolis, es el museo mas importante del mundo y se encuentra en la ciudad de Indianápolis, Indiana, Estados Unidos. Este museo para niños presenta exhibiciones interactivas que abarcan desde la arqueología hasta las culturas del mundo a la biotecnología. También cuenta con un interesante exhibición de vidrio soplado y diversas actividades para mantener a los niños entretenidos. Tales actividades permiten a los niños aprender acerca de la preparación de fósiles, plantar flores en el jardín o participar en sesiones de cuentos, entre otros.
Museos en Indianápolis
Eiteljorg Museum
(2)
Con todos los sentidos, llevarás en el corazón los recuerdos que jamás podrás olvidar.
Museos en Indianápolis
Indianapolis Museum of Art
El Indianapolis Museum of Art(Indianápolis) es uno de los mayores y más antiguos museos de arte en general en los Estados Unidos.La primera exposición de la asociación incluyó pinturas de artistas americanos.El museo tiene una colección permanente de más de 50000 obras de arte que abarcan la historia del arte.Además de albergar sus colecciones de arte, el museo es también un sitio para realizar exposiciones nacionales e internacionales.
Museos en Indianápolis
IPS Crispus Attucks Museum
Indianapolis Public Schools Crispus Attucks Center Museum Colección de archivo del museo constan de Anuarios que data de comienzos del siglo 20, además de una vasta colección de objetos de recuerdo de la ciudad y del estado, con un especialmente rico de África y objetos de colección de arte.Se encuentra ubicado en una de las mejores zonas de Indianápolis.
Museos en Indianápolis
Fort Harrison State Park
El Fort Harrison State Park(Indianápolis) juega un papel importante en la historia de Indiana. Incluye una de las mayores extensiones de bosques de madera dura sin interrupción en el centro de Indiana con varios lagos pequeños y sus afluentes, senderos y áreas de picnic.El parque está operando con servicios limitados actualmente.Los visitantes tienen la oportunidad de disfrutar de la recreación, la educación y también actividades de ocio.

Cosas para hacer en Indianápolis

Una de las cosas que ver en Indianápolis que más llama la atención es el Monumento a la Guerra. Está situado en las intersecciones de las calles Meridian y Vermout, y fue construido en memoria de los soldados indianos que lucharon y murieron en la Primera guerra mundial. De la misma temática es otro de los grandes que ver en Indianápolis, el Monumento Círculo que se encuentra en el centro de la ciudad y exhibe el Monumento a los Soldados y Marineros.

Hay muchos sitios que ver en Indianápolis, pero deberás organizarte porque la ciudad es muy grande y las distancias entre ellos también. La mejor forma es tener claro qué visitar en Indianápolis dentro de cada uno de sus distritos culturales: Distrito de Broad Ripple Village,
Distrito de Massachusetts Avenue,
Distrito Fountain Square,
Distrito Wholesale y
Canal y Parque estatal Río Blanco.

El patrimonio artístico y cultural que hay en Indianápolis es muy amplio, solo necesitarás tiempo y energía para disfrutarlo. Además, es una ciudad con muchas posibilidades. Busca que hacer en Indianapolis hoy y déjate sorprender.

Y si eres amante del jazz, encontrarás varias cosas que hacer en Indianápolis relacionadas como el Festival de jazz Indy, un acontecimiento de tres días que se celebra en el Parque Militar.